15 trucos diarios para un pelo sano

1 de 15
El cómo, cuándo y con qué del cepillado son cuestiones escenciales para mostrar un cabello sano y bonito. De esto viene que Philip B (uno de los enormes gurús del cabello en Hollywood a quien Madonna pidió asistencia en los 80 con su oxigenada melena) recomiende con locura cepillar el cabello todas las noches “entre 10 y 20 pasadas, en relación del espesor del pelo, enseña. ¿Los fundamentos? El cepillado exfolia el cuero cabelludo, descarta restos de productos, impulsa la irrigación de la sangre, estimula su desarrollo y capacidad su brillo, enseña Eduard Boldova, responsable técnico de la marca de productos expertos de peluquería Termix. “Gracias al cepillado se eliminan los cabellos en etapa telógena (en desarrollo de caída) dando paso al cabello en etapa anágena (el instante del nacimiento del cabello), enseña el profesional.

 

Antes de lavar 2 de 15
Otro gesto que asistencia (y mucho) a sostener la salud de tu melena es cepillar el cabello no sólo durante la noche, sino además antes de lavarlo. De esta forma evitas que se enrede en mojado, deshaces nudos que podrían dificular la penetración del champú y facilitas además el posterior desenredado (precisamente cuando el cabello está húmedo está en su estado de más grande debilidad y con más grande inclinación a padecer rotura). Lo dice María Baras, estilista de Cheska, que recuerda con cariño el que fuera uno de los primeros consejos beauty de su madre. “La recuerdo peinándonos antes de bañarnos a mí y a mis dos hermanas, una detrás de otra. Lo hacía con los cepillos de Mason Pearson de cerdas naturales que compraba en París. Imagínate, era bastante trabajo con tres pequeñas, pero es primordial, y más cuando se habla del cabello fino de una niña”, enseña.

 

La temperatura del agua 3 de 15
Que levante la mano quién no haya escuchado (más de una vez) lo bueno que es para el cabello llevar a cabo el último aclarado con agua fría. Y aunque este gesto es más que aconsejable y cierto (el agua fría impulsa la irrigación de la sangre y cierra la cutícula, lo que se traduce en un cabello más brillante) también importa la temperatura del agua con la que haces todo el lavado. Y aunque no es requisito que todo el lavado se lleve a cabo con fría, sí lo es que esté tibia dado que, así como nos enseña Rafael Artero, shampunier de Pantene, “la fría no disuelve la grasa y el agua ardiente daña el cabello”.

 

No frotar (por favor) 4 de 15
Aunque es una creencia generalizada (la de frotar el cabello vivamente suponiendo que cuanta más espuma, más eficiente va a ser el lavado) . Por eso, la forma precisa de limpiar el pelo es aplicando el champú solo en la raíz y sin subir el resto de la melena a la parte de arriba de la cabeza (un gesto que, seguro, haces con frecuencia). También importa, antes de utilizar el champú, remojar el cabello con agua no muy caliente.

 

Un peine de púas anchas 5 de 15
Aunque es requisito desenredar el cabello en el momento que está mojado, es sustancial acordarse que éste es el estado de más grande fragilidad. De esto viene que sea primordial entender seleccionar el tipo de cepillo a utilizar. Ahora mismo, Eduardo Sánchez, de Maison Eduardo Sanchez, sugiere apostar por peines de púas anchas. “Comienza a peinar las puntas y ve subiendo hacia las raíces”, enseña. Reserva el cepillo (mucho mejor si es de cerdas naturales) “para cuando el cabello esté totalmente seco”, explica Philip B.

 

¿Cambiar de champú? 6 de 15

Otra invención de la gente que puede estar jugándose alguna mala pasada: cambiar de champú “para que el cabello no se acostumbre”. Así como enseña María Castán, experta científica global de Wella, esta convicción de que el cabello se regresa inmune a los resultados positivos de un mismo champú es errónea. “La verdad es que no hay prueba científica que pruebe esta creencia. Si estamos hablando desde un criterio biológico, el pelo (la fibra capilar) no posee vida, por eso, no duele cuando lo cortamos, y es por esta razón por la que es imposible que se acostumbre a algo. Es sólo la percepción de cómo el cabello responde a un producto popular o a uno nuevo”, enseña. Por eso, si te trabaja, no lo cambies.

Un aceite, por favor 7 de 15

Las máscaras y los acondicionadores asisten pero, sin lugar a dudas, los tratamientos que alcanzan recomponer el cabello sin obligación de cortarlo son los aceites. Lo dicen dos enormes gurús, Eduardo Sánchez, seguidor absoluto de los tratamientos en aceite para recomponer la fibra capilar y su rotura. Y Philip B, que los sugiere con fervor “si eres esclava del secador o de las planchas. O si tu cabello se ha estropeado gracias a los tratamientos químicos. Un cabello sano comienza en la raíz. La raíz es la parte más sana del cabello, que se regresa más deshidratado cuanto más lejos está del cuero cabelludo. El aceite restaura el contenido de cada fibra capilar realizando que cada una se vuelva translúcida otra vez, produciendo ese espectacular brillo que lucen los cabello sanos”, enseña Philip B. ¿El modo de aplicación de los tratamientos en aceite? Dos ocasiones por semana, mechón a mechón y, si puedes, dejándolo accionar de 20 minutos a numerosas horas. “Puedes impulsar su efecto agregando alguna fuente de calor como un secador, una envoltura de film o una toalla caliente”, enseña. ¿Otra opción? Llevar a cabo como Eugenia Silva y embadurnar tu cabello (de medios a puntas) en aceite de oliva, recogerlo en un moño y dejarlo actuar toda la noche. Luego, lava con normalidad.

 

No aclares del todo 8 de 15
De acuerdo. Ofrecemos por hecho que conoces (y practicas) la consideración de aplicarse la mascarilla una o dos ocasiones por semana. Pero puede que lo hagas ágil y sin dejarla accionar el tiempo bastante. Es sustancial que, siempre que consigas, la dejes accionar más tiempo del recurrente, más que nada en verano, cuando el cabello está más reseco. ¿Lo aconsejable? Entre 5 y 20 minutos. ¿Cómo? “Debe hacerse tras el lavado, luego de secar el cabello con una toalla y sin desenredarlo, extendiéndola mechón a mechón. Y aplicando calor con un film transparente o con una toalla ardiente húmeda”, recomienda María Baras. Y si vas a bajar a la playa o proceder a la piscina luego, apunta otro truco: no te aclares del todo el cabello y deja algo de mascarilla para que lleve a cabo de barrera e no permita que el cloro penetre de manera directa.

 

Entender seleccionar 9 de 15
La salud de tu cabello es dependiente bastante de la calidad y del tipo de productos que utilices. De esto viene que sea primordial entender el estado en el que está tu cuero cabelludo y tu melena para lograr seleccionar de manera correcta el champú que requiere. Para saberlo, puedes realizar una comprobación realmente simple pero muy eficiente: abre una raya en tu cuero cabelludo y mira su color. Si el color es rosado, está sano (con lo cual puedes utilizar un champú habitual en funcionalidad del resultado que desees elegir: más volumen, liso… En cambio, si el cuero cabelludo tiene un color opaco o grisáceo, probablemente poseas un inconveniente de riego sanguíneo y de cabello seco. Y si es un color amarillento, son indicios de inclinación grasa. Escoge en estos dos casos un champú concreto para cada inconveniente.

 

¿Seguro que es graso? 10 de 15
Tener un cabello fino que con el paso de las horas pierde la frescura del lavado nos puede inducir a error y hacernos reflexionar que poseemos un cabello graso y usar un champú purificante que puede que no necesites. Y sucede que es muy frecuente confundir la grasa con hiperhidrosis. Pero además es muy sencilla aclarar la duda. ¿Cómo? Así como nos enseña el profesional de Pantene, poniendo un trocito de pañuelo de papel sobre la raíz para que se impregne. Cuando se haya secado ese papel, si hace aparición una mancha amarillenta, es grasa. De no ser de esta forma, es un exceso de sudoración, y por consiguiente, no deberías tratarlo como un exceso de grasa ni utilizar champús purificantes o particulares para cabello graso.

Comienza por las puntas 11 de 15
Además es demasiado sustancial la manera en la que desenredas tu cabello en seco al levantarte. “Lo ideal es hacer el cepillado totalmente seco y con suavidad, empenzando por las puntas, siguiendo por los medios y acabando en la raíz”, enseña el responsable técnico de Termix, que apunta otro gesto fundamental: “Hacer del cepillado un despacio masaje para nuestro cuero cabelludo posibilita el aporte de nutrientes al bulbo piloso. Verás que tu cabello se regresa más brillante y grueso”, enseña.

 

Un secador profesional 12 de 15
Aunque uno de los especiales tratamientos que puedes regalar a tu cabello es dejarlo secar al aire, si recurres con continuidad al secador (uno de los movimientos que más deshidratan tu cabello) intenta que sea un secador profesional. Así como nos enseña Eduard Bolona, “la enorme distingue entre un secador no profesional y uno profesional es la potencia”. Y sucede que un secador profesional “ayuda a achicar el tiempo de secado”, y por consiguiente, disminuye además el inconveniente al que le sometemos.

Y si vas a natación… 13 de 15
Si vas a natación, un gesto que además puede contribuir a impedir perjuicios en tu pelo es entender seleccionar de manera correcta el gorro con el que vas a asegurar tu cabello del cloro. La clave está en que sea de lycra. Desecha los de goma o silicona porque tienen la posibilidad de perjudicar tu cabello, así como recuerda María Baras. Si, aparte del gorro, vas a agarrar tu cabello, ten presente otra máxima: escoge gomas de tela e impide horquillas y gomas de plástico porque podrías romperlo.

 

Proteínas marinas 14 de 15

Lo dice una investigación que se publicó en el Journal of Investigative Dermatology: los suplementos alimenticios a partir de extractos marinos garantizan el desarrollo del cabello y reducen su caída. ¿Cómo incluirnos en nuestra dieta? Según el mismo estudio, tomándolos dos ocasiones al día. Y sucede que las mujeres que lo incluyeron de esta forma en su dieta observaron una mejoría del 75% en el volumen general de su cabello y una reducción de pérdida capilar de un 81%. ¿Una sugerencia de suplementos que contengan proteínas marinas? Viviscal Máxima Hace más fuerte, un complejo alimenticio con extractos marinos y vitamina C al que son adictas muchas celebs (incluida Gwyneth Paltrow).

 

Y proteínas animales 15 de 15

Amén de suplementos alimenticias, es importantísimo proteger lo que comes para sostener la salud de tu cabello. Las dietas milagro y los cambios bruscos de peso afectan de forma directa a el aspecto (y a la salud) de tu melena. Por eso, además de comer de manera balanceada, es sustancial tomar en cuenta otra máxima: las proteínas que ingerimos en nuestra dieta intervienen de forma directa en la formación de queratina. Por eso es infaltante no suprimir el consumo de proteínas (presente en huevos, leche, queso, pescado y carne) y impulsar además el de ácido linoléico, vitaminas del grupo B, magnesio y zinc. Además es fundamental el consumo de proteínas vegetales (presentes en las legumbres) y de frutos rojos, poseedores de altos escenarios de antioxidantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *